¡Envíos EXPRESS gratis a toda la república en compras superiores a $999!

5 cosas que pueden estar dañando tu cabello al lavarlo.

  1. Utilizar acondicionador en todo el cabello.

Acondicionar algo significa devolverlo a su estado natural. El acondicionador proporciona componentes que protegen y embellecen tu cabello. Una de sus funciones principales es suavizar y dar un efecto sedoso, reblandeciendo el cabello, un efecto que no queremos en todo el cabello, porque en consecuencia, debilitará las raíces haciéndolo propenso a quebrarse.

El exceso de producto con el tiempo genera la acumulación de residuos en el cuero cabelludo, debilitando aún más el cabello, tapando los poros, generando un riego a desarrollar problemáticas como caspa y cuero cabelludo graso, más adelante.

Te recomendamos aplicar acondicionador únicamente de medios a puntas, la cantidad depende del largo del cabello, pero recuerda no aplicarte en exceso, así evitaras que el acondicionador no cumpla su función sino sea perjudicial para ti.

  1. Enroscar la toalla, después de bañarse, en el cabello.

El exceso de fricción con toallas ásperas cuando secas tu cabello contribuye al frizz, puntas abiertas y la caída del cabello. ¿Por qué?

El cabello cuando está mojado está mucho más débil que en cualquier otro momento.  Enroscar la toalla en el cabello es un error, al hacerlo se aprieta y  frota el cabello aumentando la facilidad para romperlo y partirlo. De igual forma, las raíces quedan tensas y sumando el peso de la toalla mojada, hace que se tense aún más.

Hablando de humedad, si dejas la toalla puesta mucho tiempo en la cabeza va a llegar un momento en que dejará de “secar” , estará igual de mojada que tu cabello. Toma en cuenta que la humedad acumulada es otro factor que estimula el frizz.

Para que esto no suceda, es importante tener una toalla o playera de algodón que ya no uses. El material es importante para evitar el frizz y que el cabello se reseque. Con las manos, quita el exceso de agua y con la toalla aprieta delicadamente mechones medianos de cabello, así quitarás la cantidad de agua posible para poder secarlo con calor (recuerda utilizar un protector), o dejar que seque al natural.

  1. Utilizar shampoo en todo el cabello.

Esto es totalmente innecesario. Lo recomendado es aplicar una pequeña cantidad de shampoo solo en la raíz y dejar que la espuma limpie el resto del cabello. La manera en la que aplicas el shampoo va a determinar la efectividad, por ello, debes considerar no excederte con la cantidad de producto y cuidar la forma en que lo aplicas. Y eso nos deja con el siguiente punto.

  1. Aplicar exceso de producto.

Como vimos antes, el exceso de producto ya sea en shampoo, acondicionador, mascarillas, cremas para peinar o lo que sea que sueles aplicarte, fomenta la acumulación de residuos en el cuero cabelludo.  Esto puede obstruir los poros ocasionando la caída del cabello o algún tipo de caspa, también puede causar acumulación de residuos que lo harán lucir sucio y sin vida.

  1. Lavarse el cabello con demasiada frecuencia.

El cuero cabelludo produce de forma natural aceites que son esenciales para la salud, tanto del cuero cabelludo como del cabello, estos lo humectan y nutren sin necesidad de aplicar algún otro producto. Se recomienda lavarlo de dos a tres veces a la semana, de lo contrario, impides la producción de los aceites generando que el cabello se seque y se vuelva propenso a quebrarse.

Al igual te recomendamos cuidar la temperatura del agua con la que acostumbras a lavar tu cabello, el exceso de calor puede tener el mismo efecto y puede irritar el cuero cabelludo, generando otras problemáticas más adelante.

 

Recuerda: puede que el problema no sea tú cabello o el producto, sino cómo lo aplicas ¡OJO AHÍ!

 

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados